Los diputados poblanos avalaron la promulgación de una nueva Ley del Notariado sin hacer cambios al texto que envió al Congreso el gobernador Miguel Barbosa, y solo cinco días después de que la iniciativa de ley ingresara al Poder Legislativo. 

La iniciativa aprobada fue la enviada por el Poder Ejecutivo al Congreso el pasado 25 de febrero, cuyo proyecto fue aprobado en Comisión el sábado 27 del mismo mes.

La nueva Ley fue recibió el apoyo de 25 diputados, dos votaron en contra y se registraron dos abstenciones.

En el documento se establecen las reglas para la entrega de patentes, donde se evitará entregar las patentes como favores políticos y se aplicarán sanciones de cárcel en caso de anomalías en la prestación de servicio.

Durante la sesión del Congreso del Estado, se explicó que los notarios serán reconocidos como servidores públicos y serán acreedores a una sanción de dos años de cárcel en caso que no denuncien la intención de realizar algún trámite con documentación falsa y se considerará como agravante si esta acción se realizó con dolo.

“Los notarios serán considerados como servidores públicos por lo que estarán sujetos a la normativa correspondiente además que se regulará el cobro de los servicios que prestan a la población”, se mencionó.

Esta Ley organiza la función del notario como un tipo de ejercicio Gobierno del Estado profesional del derecho y establece las disposiciones necesarias para su correcto ejercicio imparcial, calificado, colegiado y libre; regula el tipo de ejercicio profesional del derecho como oficio jurídico; establece como principios regulatorios: la conservación jurídica de fondo y forma, la conservación del instrumento notarial, estar al servicio del bien y la paz jurídicos del estado y los notarios deberán cumplir sus procedimientos de asesoría y debe aconsejar a cada una de las partes.

Sin embargo, la diputada local del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Rocío García Olmedo, señaló que el dictamen es bueno, pero recriminó que las notarías se abran por cada 20 mil habitantes, situación que deja la posibilidad de tener muchas sedes de esta índole.

Pidió que la reforma enviada por el gobernador Miguel Barbosa Huerta, no pasara de esa manera y se quedara como actualmente estaba en ese particular; es decir, por cada 50 mil habitantes se abriera una notaría en Puebla.

También expuso que todos aspiran a que el ejercicio el notariado se desarrolle de manera transparente, no de forma discrecional, que cuando se abra las postulaciones los requisitos sean rigurosos y los exámenes públicos para que no haya simulaciones, por lo destacó la necesidad de ésta y anunció diferentes propuestas reformatorias.

En la misma sesión se comentó que los interesados en una notaría, deberán tener un año de prácticas, además de que tendrán que realizar exámenes hasta por tres espacios, lo que implica que el mejor evaluado, es quien se quedará con la patente.

Al hacer uso de la palabra, la diputada María del Carmen Cabrera Camacho, explicó que la Ley del Notariado para el Estado de Puebla da una visión a la actuar notarial que por años estuvo en el olvido y fomentó prácticas irregulares; sin embargo, con su aprobación se van a avalar herramientas jurídicas que beneficien a las personas que realizan un trámite notarial, habrá la posibilidad de que cualquier persona, hombre o mujer, pueda prepararse en este gremio y acceder al ejercicio y titularidad.

Como parte de la discusión del dictamen, la diputada Mónica Lara Chávez, expuso que es necesario expedir una nueva Ley del Notariado, que dará certeza jurídica a la ciudadanía, mejorará la función pública y la designación de las mismas que realizará de manera transparente;  mientras que el diputado Héctor Alonso Granados, criticó la iniciativa al mencionar que provocará vicios en el ejercicio público.

Asimismo, la diputada Tonantzin Fernández Díaz, señaló que en el estado es imperante que exista la regulación y mejoramiento del notariado para una superior relación con la ciudadanía, por lo que señaló que siempre se debe elegir a los mejores perfiles para encabezar las notarías; asimismo, la diputada Nancy Jiménez Morales, dio a conocer que presentaría una propuesta reformatoria para cambiar términos en materia de igualdad; en tanto que el diputado Marcelo García Almaguer propuso reformas para procurar el principio de máxima publicidad para las convocatorias y, de esta manera robustecer el dictamen.

Asimismo, la diputada Mónica Rodríguez Della Vecchia señaló que la fe pública es un instrumento que requiere regularse y ejercerse con parcialidad honestidad y profesionalidad, sin embargo, acuso errores en el dictamen; al hacer uso de la palabra, el diputado Gabriel Biestro Medinilla, expuso que con esta Ley se terminarán con las irregularidades en la entrega de las patentes, habrá acceso a la realización trámites y, de la misma manera, explicó que el notario es un profesional del derecho investido por el estado para dar fe pública, por lo que con esta legislación habrá transparencia.