Logra el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores al Servicio del Estado (ISSSTE) controlar la tuberculosis meníngea en menores de cinco años, tras media década de no registrar ni un solo caso, informó el Director General, Luis Antonio Ramírez Pineda, en el marco del Día Mundial de la Tuberculosis, que se conmemoró el 24 de marzo.

Señaló que este resultado es atribuible a las acciones preventivas de vacunación y a la amplia cobertura alcanzada con la aplicación de la vacuna BCG para proteger a los infantes contra la tuberculosis, principal objetivo durante la Primera Semana Nacional de Salud de 2019.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que un tercio de la población mundial presenta la enfermedad en forma latente, es decir, están infectadas por el bacilo y aún no han enfermado, sin embargo, tienen 10 por ciento de riesgo de padecerla a lo largo de su vida y se incrementa si son pacientes con VIH Sida, diabetes y adictos al tabaco.

Ante tal evidencia, Ramírez Pineda afirmó que en México la tuberculosis sigue siendo un problema de salud pública por lo que el ISSSTE la mantiene en estrecha vigilancia.

De acuerdo con un reporte del Departamento de Epidemiología de la Subdirección de Prevención y Protección a la Salud, para atender los casos de tuberculosis el Instituto aplica la estrategia de Tratamiento Acortado Estrictamente Supervisado (TAES), recomendada por la OMS, y el seguimiento de pacientes diagnosticados hasta su alta sanitaria.

Además, en cada paciente hace la realización del estudio de contactos al 100 por ciento e identifica a los menores de cinco años para proporcionarles terapia preventiva con Isoniazida (TPI), principio activo del medicamento para estos casos.