Un estudio que han realizado el Ministerio de Medio Ambiente de Alemania y el Instituto Robert Koch indica que el 97 por ciento de las muestras de sangre y orina de más de 2 mil 500 niños que analizaron entre 2014 y 2017 dieron positivo por subproductos plásticos, según publicó la revista alemana Der Spiegel.

De los 15 plásticos que buscaban los científicos en esa investigación que forma parte de un programa federal de seguimiento biológico a menores de 3 a 17 años, 11 se encontraban presentes en esas muestras.

El material que más preocupó a esos investigadores fue el ácido perfluorooctanoico (PFOA), que se emplea con frecuencia en utensilios de cocina antiadherentes y ropa impermeable y estará prohibido en la UE a partir de 2020 debido a que puede ser peligroso para el sistema reproductivo y el hígado.

Marike Kolossa-Gehring, una de las especialistas que participó en esta tarea, concluyó "claramente" que los ingredientes plásticos que aumentan su producción "también se muestran cada vez más en el cuerpo" y estimó "realmente preocupante" que los niños pequeños resulten "el grupo más sensible".