Después de una década de lucha por estándares más estrictos en el etiquetado de alimentos en uno de los países con mayor índice de obesidad en el mundo, activistas mexicanos finalmente celebraron el lunes una victoria respecto a las etiquetas de advertencia de productos con alto contenido calórico.

Las nuevas reglas requerirán que se impriman señales de alto de forma octagonal en la parte frontal de los paquetes con leyendas como: “alto en calorías”, “sal excesiva” o “alto en grasas saturadas”, entre otras cosas.

En un país donde el 72,5% de las personas de más de 20 años sufre de obesidad o sobrepeso, las normas actuales de etiquetado requieren que únicamente se enliste cuánto contiene un producto del consumo diario recomendado de sus ingredientes principales.

El activista por los derechos de los consumidores Alejandro Calvillo dijo que las normas de etiquetado actuales eran tan incomprensibles — cada compañía enlista “porciones” a su consideración — que en un estudio, únicamente el 3% de los estudiantes de nutrición pudieron interpretar correctamente las etiquetas. Por ejemplo, algunos productos utilizan 30 gramos como un estándar comparativo, otros utilizan 100 gramos.

Las autoridades de salud aprobaron y anunciaron durante el fin de semana los nuevos estándares de etiquetado.

Se incluirán advertencias especiales para ingredientes como la cafeína y las grasas trans, con la leyenda “no recomendable para menores”.

“Es un derecho... de los consumidores tener el mínimo de información; sobre todo cuando tienes un problema o una catástrofe de salud”, dijo Calvillo. “Este es un proceso en donde México tiene que estar a la cabeza, porque tiene un problema muy grave”.

Un estudio reciente realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) revela que México se perfila a perder la mayor cantidad de expectativa de vida — un promedio de al menos cuatro años — debido a problemas relacionados con la obesidad. En los próximos años, el país podría perder más del 5% de su Producto Interno Bruto a causa de problemas relacionados con la obesidad, incluyendo la pérdida de horas laborales y costos de salud.

Las autoridades de salud señalan que alrededor del 39% de los mexicanos sufren sobrepeso y 36% padecen de obesidad. Aproximadamente el 10% de los mexicanos padece algún tipo de diabetes.

Las autoridades aún no señalan cuándo entrarán en vigor las nuevas reglas, y Calvillo asegura que se prevé que algunas compañías de alimentos presenten apelaciones en contra de la normativa, como lo han hecho en ocasiones anteriores.

Nota completa AQUÍ.