Los sistemas de salud de Puebla y Tlaxcala enfrentarán la fase 3 de la contingencia sanitaria por el COVID-19 con carencias para garantizar el derecho pleno a la salud.

De acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), Puebla tiene uno de los mayores déficits de médicos en contacto con el paciente en las unidades médicas públicas con 11.1 médicos por cada 10 mil habitantes, siendo el promedio nacional de 14 médicos.

En este sentido Tlaxcala supera a Puebla al reportar 14 médicos de contacto por cada 10 mil tlaxcaltecas.

También Tlaxcala supera a Puebla en el número de consultorios de medicina general en unidades médicas públicas por cada 10 mil habitantes. Puebla tiene 2.9 consultorios mientras que Tlaxcala  3.3 con una media nacional que cerró en 3 consultorios por cada 10 mil habitantes.



En el marco del Día Mundial de la Salud que se conmemora el 7 de abril y en medio de la pandemia por el coronavirus, el Coneval exhortó a los gobiernos estatales y federal a reducir la brecha de desigualdad y la carencia social para acceder a la salud.

Según el Coneval y con datos de 2018, el porcentaje de población con carencia por acceso a los servicios de salud en Puebla fue de 20.8 por ciento, y de 13.7 en Tlaxcala, mientras que el promedio nacional fue de 16.2 por ciento.

Por último, el promedio nacional de camas hospitalarias fue de 7.2 por cada 10 mil habitantes; en Puebla esta tasa fue de 6.5 y en Tlaxcala de 5.2.

En ambas entidades 9 de cada 10 pacientes tardó menos de dos horas en llegar al hospital más cercano y uno de cada 10 tiene que recorrer distancias largas para poder ser atendido.

El 35 por ciento de los pacientes en Puebla esperó más de 30 minutos para ser atendido, mientras que en Tlaxcala el 39 por ciento de los pacientes esperó más de media hora.

En comparación con otras entidades, Puebla y Tlaxcala se encuentran en la media nacional en tiempos de espera, camas hospitalarias, consultorios médicos y médicos de contacto por cada 10 mil habitantes.