Una persona sudorosa, resoplando y que hace ejercicio emite tantas sustancias químicas de su cuerpo como hasta cinco personas sedentarias. Y en particular, esas emisiones humanas, incluidos los aminoácidos del sudor o la acetona del aliento, se combinan químicamente con limpiadores con lejía para formar nuevos productos químicos en el aire con impactos desconocidos en la calidad del aire interior.

Esta es la principal conclusión de un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder, en Estados Unidos, y publicado en la revista 'Wiley Indoor Air'. El estudio muestra que, aunque se necesita más investigación para determinar los impactos específicos que esto podría tener en la calidad del aire interior, los productos de reacción químicamente similares del amoníaco con lejía pueden ser dañinos para la salud humana.

"Los seres humanos son una gran fuente de emisiones en interiores. Y los productos químicos en el aire interior, ya sea de nuestros cuerpos o productos de limpieza, no desaparecen simplemente, permanecen y viajan por espacios como gimnasios, reaccionando con otros productos químicos", señala Zachary Finewax, científico investigador de CIRES y autor principal.

En 2018, el equipo de CU Boulder equipó una sala de pesas en el Dal Ward Athletic Center, una instalación del campus para estudiantes atletas universitarios, desde levantadores de pesas hasta porristas, con un conjunto de equipos de muestreo de aire. Estos equipos recopilaron datos tanto de la sala de pesas como del suministro de aire, midiendo una gran cantidad de sustancias químicas en el aire en tiempo real antes, durante y después de los entrenamientos de los atletas.

Los investigadores encontraron que los cuerpos de los atletas producían de 3 a 5 veces las emisiones mientras se ejercitaban, en comparación con cuando estaban en reposo. "Con nuestro equipo de última generación, esta fue la primera vez que se realizó un análisis del aire interior en un gimnasio con este alto nivel de sofisticación. Pudimos capturar las emisiones en tiempo real para ver exactamente cuántos productos químicos eran los atletas. emitiendo, ya qué ritmo", explica Demetrios Pagonis, investigador postdoctoral del CIRES y coautor del nuevo trabajo.

Muchas instalaciones de gimnasios utilizan con frecuencia productos a base de blanqueador con cloro para desinfectar equipos sudorosos. Y aunque estos productos de limpieza actúan para matar las bacterias de la superficie, también se combinan con las emisiones del sudor, mezclándose para formar un nuevo cóctel de sustancias químicas.

El equipo fue el primero en observar un grupo químico llamado N-cloraldiminas, un producto de reacción de la lejía con aminoácidos, en el aire del gimnasio. Eso significaba que el cloro del limpiador blanqueador rociado en el equipo reaccionaba con los aminoácidos liberados por los cuerpos sudorosos, informan los autores.

"Dado que la gente pasa alrededor del 90 por ciento de nuestro tiempo en interiores, es fundamental que comprendamos cómo se comportan los productos químicos en los espacios que ocupamos", afirma Joost de Gouw, investigador de CIRES, profesor de química en CU Boulder y autor del artículo.

Aunque los investigadores recopilaron todos los datos para este estudio prepandémico, el equipo dice que sus resultados ilustran que un gimnasio moderno con poca ocupación y buena ventilación puede ser relativamente seguro para un entrenamiento, especialmente si se usan máscaras.