Los registros de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y Petróleos Mexicanos (Pemex) reflejan diferencias en la cantidad de tomas clandestinas que fueron detectadas y cerradas a lo largo del último año.

Así lo revela un análisis comparativo elaborado por el Instituto para la Gestión, Administración y Vinculación de los Municipios (IGAVIM), donde el Ejército Mexicano únicamente contabiliza 36 por ciento de las ordeñas, comparado con lo reportado por Pemex.

De acuerdo con los informes de cada área, los militares contabilizaron 667 robos de combustible en su corte a octubre de 2018, mientras Petróleos Mexicanos indicó que hubo mil 815 casos; lo que representa una diferencia de mil 148 tomas.

Además, las cifras de Sedena ubican a Puebla como el tercer lugar nacional en la incidencia de este ilícito, por debajo de Guanajuato e Hidalgo, y no en el primer sitio, como lo indica la empresa productiva del estado.

Igualmente, Pemex reporta una frecuencia de 34 minutos con 49 segundos entre una ordeña a ductos y otra, mientras que Sedena lo informa con una separación de una hora con 18 minutos.

En el caso de Tlaxcala, también existe una discrepancia, debido a que Sedena reflejó 65.33 por ciento de las 375 tomas clandestinas informadas por Pemex en el periodo de referencia, lo que colocaría a este estado en el octavo lugar a nivel nacional según el Ejército.

Al respecto, el IGAVIM demandó que Petróleos Mexicanos transparente las cifras de ordeñas y vincule sus registros con los de otras instancias , de modo que se pueda generar una estrategia de atención y remediación en materia ambiental, económica y social.