Fuentes oficiales han revelado la ubicación de sabotajes a ductos de Pemex en el límite de Hidalgo y Puebla.

Y es que los daños que van de Tuxpan a la Ciudad de México se han ubicado principalmente en municipios de la entidad poblana como son Huauchinango y Ahuazotepec.

En dichas zonas se ha detectado baja presión en los ductos, aunado a que la población se dedica a labores de halcones y operan grupos ligados a los Zetas y Cárteles del Golfo.

Aún no reportan detenidos por este delito.

Con información de Periódico Reforma