Ingrid Aremis acudió dos veces en menos de un año ante la Fiscalía General del Estado (FGE), para denunciar a Íker N. por acoso; pero las investigaciones contra el hombre que está señalado como el autor material de su homicidio, nunca se desarrollaron.

Así lo denunció Francisco Spinoso, tío de la joven ex alumna de la Facultad de Psicología en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), quien opinó que de haberse procedido, existía la posibilidad de que él se hubiera contenido para hostigar, amenazar y matar a su sobrina.

Sin embargo, el también representante legal de la familia de la víctima, consideró que hubo desidia en el personal de la FGE, especialmente, ante lo que involucra la aplicación del Sistema de Justicia Penal Acusatorio.

Durante una entrevista telefónica, destacó estas denuncias, así como testimonios de amigas de su sobrina, ya fueron aportadas al expediente del asesinato; por el cual, el juez a cargo del caso ya generó una orden de aprehensión contra Íker N.

Sin embargo, apuntó que existe una sospecha de que el presunto asesino haya dejado el país y escapado a España, donde se sabe que tiene familiares, a los que había visitado en el pasado reciente.

Por esa razón, se solicitó que la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) que ayude en la localización de Íker N., de modo que responda ante la justicia mexicana por el crimen que se le atribuye.

Asimismo, indicó que se ha solicitado que la Fiscalía General del Estado de Puebla realice una geolocalización del dispositivo móvil de Ingrid Aremis, ya que éste fue sustraído de la vivienda donde fue estrangulada.

Resaltó que en el teléfono había mensajes de texto donde, presuntamente, Íker N. la amenazaba de muerte, razón por la que había decidido dejar su casa y refugiarse con una de sus amigas, en Cholula, donde se perpetró el asesinato.

Explicó en ese contexto, que Ingrid Aremis nunca tuvo una relación sentimental con Íker N. Apuntó que la conoció en un bar donde él colaboraba y luego de entablar comunicación, comenzó a hostigarla.

Luego de estos hechos, indicó que ha recibido el apoyo del departamento jurídico de la BUAP para este caso y en contraste, han recibido amenazas de un supuesto cuerpo de abogados que representaría al presunto homicida, que amaga con iniciar un proceso legal por difamación y daño moral; lo que, dijo, está dispuesto a enfrentar para obligar a que Íker N. también se presente.

Al preguntar sobre este asunto, la Fiscalía General del Estado respondió que no estaba en posibilidad de emitir información hasta que se haya resuelto, pero aseguró que en todo momento ha estado cerca de la familia de Ingrid Aremis y ha desahogado las diligencias de ley.