A pesar de que Puebla no es un estado considerado como foco rojo por el crimen organizado, en comparación con otros del norte, es una de las entidades donde se registra un alto índice de niños desaparecidos, de acuerdo con un estudio de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

El informe “Niñas, niños y adolescentes víctimas del crimen” advirtió que la entidad poblana es la cuarta a nivel nacional con una alta tasa de menores desaparecidos de 2010 a 2018; por debajo de estados con presencia de cárteles de droga como Colima, Sonora y Tamaulipas.

La CNDH desconoce el número total de menores desaparecidos; sin embargo, reporta que en Puebla desaparecen 35 menores por cada 100 mil habitantes; mientras que Colima se eleva a 55 niños sin rastro.

A nivel nacional, la tasa promedio es de 15 menores de 18 años desaparecidos por cada 100 mil habitantes, en el que los primeros lugares se encuentran Colima, Sonora, Tamaulipas, Puebla, Baja California y Sinaloa.

Derechos Humanos explica que este fenómeno responde al interés del crimen organizado por traficar con los grupos de población más vulnerables, ya sea para la trata de personas, explotación sexual o laboral, tráfico de órganos y su reclutamiento para servir como espías o sicarios de los cárteles de droga.

La CNDH señaló que el gobierno federal no cuenta con información sobre menores reclutados por el crimen organizado; sin embargo, por la alta tasa de desaparición podría encontrarse una relación con este problema, que ubica a Puebla como uno de los focos rojos, a pesar de que se no se encuentra en territorio en disputa por cárteles.

A nivel nacional, las principales víctimas de desaparición forzada de menores son las mujeres, más que los varones.

El número de homicidios dolosos de infantes y adolescentes se ha incrementado en la entidad poblana en los últimos tres años; el año pasado se registró una tasa de 2.3 homicidios hacia este sector por cada 100 mil habitantes.

Puebla, de los estados más inseguros para menores

De acuerdo con la Consulta Infantil y Juvenil 2018, la CNDH reveló que menores de edad consideran peligroso vivir en Puebla, Ciudad de México, Nuevo León, Guanajuato y Estado de México.

Inclusive, 71 por ciento de los menores de entre 6 y 9 años señalaron no sentirse seguros en las calles.