En Puebla el número de tomas clandestinas de gas LP y de hidrocarburo superan el número de carpetas de investigación que inicia la Fiscalía General de la República (FGR): solo cuatro de cada 10 tomas es investigada por las autoridades federales.

De acuerdo al informe del Instituto para la Gestión, Administración y Vinculación Municipal (Igavim), cada 12 horas la delegación de la FGR en Puebla recibe una denuncia por robo de hidrocarburo mientras cada 5 horas los huachicoleros perforan tubos y cada 11 horas los huachigaseros roban gas LP a lo largo de la franja de combustible de Pemex. De enero a septiembre de 2019 se detectaron mil 260 tomas clandestinas de hidrocarburo, de las cuales, solo 517 han sido denunciadas, lo que representa el 41 por ciento del total.

En ese mismo periodo, se reportaron 556 tomas de gas LP y 145 denuncias, lo que significa el 26 por ciento del total de puntos de extracción ilegal judicializados. La estrategia federal contra el huachicol logró disminuir en 22 por ciento el delito por robo de combustible, aunque el crimen organizado trasladó sus rutas y se concentró en el robo de gas LP que creció mil 12 por ciento al pasar de 50 a 556 tomas clandestinas de gas LP.

Puebla no solo encabeza los primeros lugares en robo de combustible y gas, también ocupa el primer lugar en robo de pipas que transportan hidrocarburo: entre enero y septiembre de este año se denunció el robo de 35 pipas que transportaban combustible y 91 denuncias por robo de pipas que transportaban gas LP, ambas concentran el 60 por ciento del total nacional. En Tlaxcala la situación es similar.

En el periodo enero-septiembre de 2019 disminuyó 62 por ciento el robo de hidrocarburo en comparación con 2018; sin embargo, el robo de gas creció 3 mil 100 por ciento.

La delegación de la FGR en Tlaxcala investiga 84 de las 128 tomas por robo de hidrocarburo y 10 de las 32 tomas de gas LP, esto significa que en promedio investiga 3 de cada 10 casos por estos delitos.