Un video donde se muestra el ataque a una conductora de un servicio de taxis circula en redes sociales, dicha agresión fue de la mano del pasajero al cual le canceló su viaje a Puebla.

La mujer agredida, Nallely, le dijo a un diario local que a pesar de su pedido de ayuda, no fue apoyada por la plataforma DiDi, ni tampoco la Fiscalía estatal.

En el video que circuló en las redes sociales se puede ver cómo el pasajero rompió las medidas de protección que lo mantenían separado de la conductora de DiDi y la golpeó en el pecho.

La chofer del auto dijo que el hombre subió a la unidad a la altura de Paseo Bravo y solicitó que lo llevara a la Central de Abasto, a la sucursal Fedex. También, el pasajero comentó que llevaba prisa, por lo que cuando inició el viaje ella le preguntó si quería que tomara una ruta en específico, el hombre le respondió que no, fue así que Nallely le comentó cuál camino tomaría y él aceptó.

La mujer narró que al llegar a la avenida Nacozari, el hombre le exigía más velocidad y fue cuando comenzó a insultarla.

"Según relata Nallely, las palabras que utilizó el pasajero fueron: “Ya llévame hija de la chingada (...) chingada madre, ya llevas un chingo de tiempo y no te apuras, tengo que estar a las 9".

Ante esta actitud, la mujer detuvo el auto y canceló el viaje, hecho que enfureció al hombre, quien rompió la goma del auto para prevenir el coronavirus y comenzó a golpear a Nallely, hecho que quedó grabado en video.

Tras el ataque, el sujeto bajó del auto y tomó un taxi. La chofer comenta que en ese mismo instante pidió ayuda en las oficinas de DiDi pero empezaron a pedirle varios requisitos en lugar de auxiliarla. La víctima también señaló que a pesar de las pruebas, intentó presentar una denuncia ante la Fiscalía General del Estado de Puebla, pero la agencia nunca la recibió.

La chofer dijo que aunque le pidió a un médico legista que la viera, "según ellos, no tenían por que, así que tuve que ir a un lugar privado para un diagnóstico".
Según informes periodísticos, Nallely pidió a las autoridades que le brindaran un trato digno porque no recibió ayuda y simplemente la hicieron perder el tiempo.