URBENT: París, de Ciudad Luz a Ciudad Sustentable y Resiliente

Están en proceso de sustituir carriles vehiculares por árboles, una estrategia que inició en 2014 y que tiene el objetivo de que se siembren 20 mil ejemplares nuevos para el 2020
Se buscan entornos escolares seguros, resilientes y amigables con el medio ambiente.
En: Sociedad 
El pasado 25 de octubre la Corte Administrativa de Paris falló a favor de que el “SeineQuays”, la calle lateral al río Sena, permaneciera cerrada al tráfico vehicular. Esta fue una batalla épica de la Alcaldesa Ann Hidalgo, quien está cambiando la cara de Paris, y que les aseguro en unos años será una de las Ciudades Modelo en calidad vida, movilidad, resiliencia y sustentabilidad.

El plan de peatonalización de las orillas del río forma parte de la Política Pública Medioambiental de Ann Hidalgo, y esta batalla en particular puso en riesgo el proyecto por meses después de que los opositores presentaron su caso ante la corte argumentando que la evidencia sobre los impactos en la contaminación no era precisa, pero finalmente el argumento más fuerte de la defensa y que inclinó la balanza a la decisión de la Corte fue que esta iniciativa protegería y preservaría el patrimonio histórico mundial y el turismo. Aunque todavía puede haber una apelación a la decisión de la Corte, la victoria de la Alcaldía, representa una oportunidad histórica para muchas otras ciudades en el mundo.

En colaboración con 100 ResilientCities, han iniciado otro proyecto de entornos escolares seguros, resilientes y amigables con el medio ambiente. Para finales de 2019 se habrán ejecutado 761 adaptaciones de entornos escolares y espacios públicos para recreación infantil.

Estas modificaciones están enfocadas en la seguridad para que los niños puedan jugar y trasladarse, y para que tengan una temperatura controlada naturalmente y resistencia a tormentas y lluvias. La ciudad también está entrenando brigadas de voluntarios para ayudar en caso de crisis por desastres naturales y ataques terroristas.

“Estamos empezando una revolución, realmente creemos que estamos mirando a la ciudad de forma diferente, estamos trayendo de regreso la naturaleza, primero para nuestros niños, pero también como una forma de escapar del concreto interminable y preparando la ciudad para su adaptación”, dijo la comisionada de Sustentabilidad y Medioambiente, CéliaBlauel.

Ann Hidalgo está convencida de que la simplicidad y la pulverización de las soluciones es la mejor estrategia, la idea de que los árboles pueden regular la temperatura, gestionar el agua de lluvia, dar sombra, y de que tocar las hojas no va a enfermar a nadie, son cosas simples con un gran impacto en el espacio público parisino.

Para combatir el efecto invernadero han empezado a instalar lo que ellos llaman “Ilots de Fraicheur” (Islas de Enfriamiento), espacios públicos especialmente adaptados donde la gente puede disfrutar de una temperatura controlada naturalmente durante los calurosos veranos.

Estos espacios pueden ser encontrados en una App institucional llamada Extrema Paris que además alerta de los puntos con más altas temperaturas y los 800 lugares donde puedes encontrar refugio, también califica estas ubicaciones, cabe mencionar que para alcanzar el nivel más alto (mejor), el área debe contar con al menos 50 arboles y arbustos en su entorno.

Muchos de los bulevares principales están en proceso de sustituir carriles vehiculares por árboles, esta estrategia que inició en 2014 tiene el objetivo de que se siembren 20mil nuevos árboles para el 2020, a esto se suman 202 hectáreas de nuevos techos verdes. El Plan de Paris es que para el 2050 sea una ciudad Neutral en Carbón y con producción energética 100% de fuentes renovables.

Viendo todo esto, tomé la primera oportunidad para regresar a Paris con el objetivo principal de comprobar el gran trabajo que está haciendo Ann Hidalgo, la experiencia fue mágica, la transformación que ha tenido la Ciudad Luz en los últimos 5 años es asombrosa.

Renté un scooter eléctrico (patín eléctrico), y pude recorrer 17kms/día durante en un entorno completamente seguro, casi siempre con sombra y utilizando lo más posible el “SayneQuays” un lugar lleno de vida, con restaurantes, bares, espacios para estar y permanecer, helados, vino, baguetes, jazz, vistas impresionantes de los monumentos y edificios patrimonio y por supuesto el imponente Río Sena. Aproveché la oportunidad para caminar y usar el transporte público, ir a Montmartre, visita obligada para los que gozamos de las ciudades caminables, el arte, la cultura y la vista desde lo alto de Paris.

Necesitamos más personas como Ann Hidalgo en las alcaldías de todo el mundo y sobre todo, en las de nuestro querido México, tengo la esperanza puesta en que la próxima Administración Federal a través de SEDATU, impulse este tipo de políticas públicas para que sean aplicadas en las 59 zonas metropolitanas.

La política pública “verde” y la visón de ciudad sustentable y resiliente de Paris debería de ser tomada como ejemplo en esta lucha cultural por cambiar nuestros hábitos dañinos y re-pensar las ciudades con el ser humano en el centro de toda decisión, por el bienestar común y el futuro de la humanidad.

Recomendación de libro: ResilientCities; OvercomingFossil Fuel Dependence de Peter Newman, Timothy Beatley y HeatherBoyer.

@avelezi
Lo de Hoy
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Licencia Creative Commons www.urbanopuebla.com.mx
© Urbano | Noticias Mexico 2018