Durante el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto y del gobernador Rafael Moreno Valle, en el estado de Puebla se registraron 37 casos de violencia contra mujeres periodistas relacionadas con el tipo de gobierno, el aumento del robo de hidrocarburos y el proceso electoral 2018.

Con esta cifra que representa 8.79 por ciento del total nacional, Puebla es la tercera entidad con el mayor número de agresiones contra mujeres periodistas, refiere el informe "Herencia de un sexenio: simulación y desplazamiento. Violencia contra mujeres periodistas 2012-2018", elaborado por Comunicación e Información de la Mujer A.C. (Cimac).

En la administración de Enrique Peña Nieto, que inició el 1 de diciembre de 2012 y concluyó el 30 de noviembre de 2018, CIMAC contabilizó cuatro mil 221 casos de violencia contra periodistas, de los cuales, 422 fueron agresiones contra reporteras en 31 de los 32 estados del país.

De estos, 10 fueron feminicidio: Marlene Valdéz García (Nuevo León), Jazmín Martínez Sánchez (Nayarit), Indira Rascón García (Michoacán), Anabel Flores Salazar (Veracruz), Zamira Bautista Luna (Tamaulipas), María del Sol Cruz Jarquín (Oaxaca), Alicia Díaz González (Nuevo León), Leslie Ann Pamela Mantenegro (Guerrero), Judith Paula Santiago (Oaxaca) y Miroslava Breach (Chihuahua).

Del total nacional Tlaxcala registró cuatro y un nivel medio bajo de agresión junto con los estados de Aguascalientes, Hidalgo, Yucatán, Durango, Baja California Sur, Querétaro, Nayarit y Nuevo León con, entre uno a cuatro casos reportados.

La mayoría de las agresiones se concentraron en Ciudad de México con 76 casos con lo que ocupa el primer lugar nacional; Veracruz con 58 agresiones; Puebla con 37; Coahuila 25 y Guanajuato 23.

Cimac advierte que conforme se fueron consolidando los gobiernos federal y locales, así como las elecciones presidenciales de 2018 en puerta, las agresiones pasaron de 0.4 por ciento del total nacional al 23.93 por ciento en 2018.

Destaca que las periodistas atacadas en Puebla cubrían la fuente política con lineas de investigación en la corrupción, las anomalías del proceso electoral y su relación con grupos criminales como los "huachicoleros"; las reporteras de San Martín Texmelucan, Tepeaca y Tehuacán fueron las más afectadas.

Los tipos de violencia que se ejercieron contras las periodistas se concentran en actos de intimidación (19.56 pro ciento); amenazas (13.39); hostigamiento (11.51); agresiones físicas (10.15); bloqueo informativo (8.69); campañas de desprestigio (7.22) y uso desproporcionado de la fuerza pública (6.28 por ciento).