Edith Méndez Ahuactzin, directora del Colectivo, señaló que la falta y nula aplicación de protocolos de investigación con perspectiva de género han invisibilizado homicidios de mujeres al encubrirlos detrás de una muerte aparentemente accidental o un supuesto suicidio, como se ha documentado.

Al respecto, señaló que el gobierno del Tlaxcala está obligado a investigar los asesinatos de mujeres como feminicidio y no como homicidio doloso, debido a que se corre el riesgo de que se pierdan pruebas o la investigación inicial se desvirtúe; a esto se suma que el tipo penal por este delito subjetiviza las razones de género y las deja a la interpretación ministerial.

"No se están considerando los feminicidios que, para nosotras, algunos de estos que se están dando a conocer por los medios como suicidios, presentan características que pueden hablar mas bien de un feminicidio, es algo que ha estado sucediendo en Estado de México y que eso mantiene la impunidad, porque no se abren averiguaciones con perspectiva de género, porque toda muerte violenta de mujeres tendría que estarse investigando como feminicidio", dijo en entrevista.

Frente a este nuevo panorama, la organización no gubernamental pidió al gobierno del estado que "la procuraduría investigue desde un inicio toda muerte violenta de mujeres como feminicidios, incluyendo los suicidios, accidentes y los que se cometan en contextos relacionados con el crimen organizado".

Datos recabados de 2008 a la fecha por las organizaciones, revelan en la entidad 115 feminicidios sin que hasta el momento se reconozca como un problema estructural y de impunidad debido a que no existen sentencias condenatorias por este delito y se investiga menos del 10 por ciento de las agresiones contra las mujeres; por otro lado, 2018 cerrará con 17 feminicidios.