La directora del Festival Internacional Cervantino (FIC) y Circuitos Culturales, Mariana Aymerich Ordóñez, tendrá entre sus objetivos llevar el festival a un mayor número de audiencias, así como diversificar su público y fortalecer el vínculo con las comunidades locales.

Con 19 años de experiencia en el sector, la productora y gestora cultural señala que en sus metas también está diseñar una programación atractiva para jóvenes y fortalecer las redes de colaboración entre artistas nacionales y extranjeros, con el fin de robustecer su papel como plataforma de creación.

Aymerich Ordóñez ha sido parte de importantes proyectos para el desarrollo cultural, entre los que destaca su trabajo como directora de Proyectos Especiales del Programa Nacional de Animación Cultural del año 2013 al 2017, cuya misión era hacer de la cultura una herramienta de dimensión social que contribuyera a la recuperación de los espacios públicos para las manifestaciones artísticas, paliando el impacto de la violencia y la marginación.

Ha trabajado en la programación y producción de espectáculos para compañías e instituciones públicas y privadas de España, Estados Unidos, China y Costa Rica, así como de festivales en Puebla, Guanajuato, Veracruz, San Luis Potosí y Jalisco.

Su trayectoria cuenta también con la producción, durante tres años, del Festival Luces de Invierno en el Cenart; la Coordinación General del reconocimiento Lunas del Auditorio, en su edición 2011, y la Coordinación Artística del Tercer Encuentro de Artes Escénicas México: Puerta de las Américas.

Ha colaborado en la organización del FIC en tres ocasiones: en 2001 bajo la dirección de Ramiro Osorio; de 2004 a 2009 con Irma Caire y de 2017 a 2018 con Marcela Diez.

Ahora, al frente del Festival Internacional Cervantino, trabajará también para mantener la oferta de alta calidad; ser punto de encuentro diverso e incluyente, que observe las expresiones artísticas comunitarias y las de pueblos originarios, así como de compañías internacionales.