A un año de la muerte del activista Manuel Gaspar Rodríguez, pobladores de la Sierra Negra, activistas e integrantes de organizaciones MIOCUP Coordinadora Nacional Plan De Ayala – Movimiento Nacional, Amnistía Internacional y colectivos defensores de Derechos Humanos se manifestaron para exigir justicia y el esclarecimiento del crimen además del cese a la criminalización a defensores de la tierra y territorio.

Fuera de la Fiscalía General del Estado (FGE) un ciento de personas se instalaron en un plantón pacífico para denunciar la falta de investigación y resultados a un año de la ejecución de Manuel Gaspar Rodríguez, opositor del despojo de tierras de las comunidades, principalmente indígenas, para favorecer a empresas mineras en Puebla.

De manera paralela, en la ciudad de México, frente a Comisión Federal de Electricidad en Paseo de la Reforma, la organización Amnistía internacional, como parte de la campaña "Valiente", realizó una jornada que exige erradicar la criminalización de la protesta social.

La exigencia de defensores a la empresa fue frenar los megaproyectos hidroeléctricos que despoja de sus tierras a las comunidades indígenas y propician depredación de los recursos naturales. En Puebla, fuera de la FGE una manta se leían los nombres de Noé Jiménez, Manuel Gaspar, Antonio Esteban, Frumencio Solís, Meztli Sarabia, Ester Pacheco, escritos en letras negras, los nombres de poblanos asesinados.

En un segundo grupo y con letras rojas, fueron escritos los nombres de Sergio Rivera y René Sánchez quienes se encuentran desaparecidos. En ninguno de los casos, acusaron los activistas, han avanzado las investigaciones o se tiene algún dato que esclarezca el crimen.

Los defensores también denunciaron la prisión política de Javier Izucar. Se cumple primer aniversario del crimen de Manuel Gaspar El vocero de la CNPA-MN, Osvaldo Villegas así como el comunicado oficial demandaron a la FGE y al gobierno de Puebla presentar una acusación debidamente sustentada en pruebas de culpabilidad, no omitir las actividades de Manuel Gaspar Rodríguez como defensor de Derechos Humanos en las investigaciones y si castigar a los autores materiales e intelectuales de este cobarde crimen.

En la sierra nororiental de Puebla, en 2014, habían sido otorgadas 91 concesiones que abarcan aproximadamente 272 mil hectáreas para explotación minera a cielo abierto; 8 proyectos hidroeléctricos para suministrar energía eléctrica y agua a las empresas mineras.

Ambientalistas recordaron que Manuel Gaspar Rodríguez, decidió incorporarse de manera decidida al Movimiento Independiente Obrero Campesino, Urbano y Popular integrante de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala, Movimiento Nacional (MIOCUP – CNPA MN).

“Nuestro compañero Manuel Gaspar Rodríguez tuvo la claridad y determinación de que nuestras comunidades campesinas y sobre todo indígenas definieran el destino de sus tierras, territorio, agua y recursos. Le dolía la exclusión y marginación social de las comunidades donde trabajó como instructor de educación básica en diferentes municipios del estado de Puebla desde el Consejo Nacional de Fomento Educativo (CONAFE), conoció las injusticias y el abuso de quienes ostentan el poder político y económico y fue así como decidió incorporarse de manera decidida al Movimiento Independiente Obrero Campesino, Urbano y Popular integrante de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala, Movimiento Nacional (MIOCUP – CNPA MN)”

Insistieron que Manuel Gaspar se destacó por su firme oposición al despojo a las comunidades indígenas, difundió ampliamente el derecho de los pueblos al consentimiento previo, libre e informado y al derecho a la consulta culturalmente adecuada.

En ese sentido, difundió ampliamente la iniciativa de Ley General de Consulta a los Pueblos y Comunidades Indígenas.

“En ese caminar, visibilizó las concesiones mineras a cielo abierto que le autorizaron y ampliaron al grupo minera Autlán que sin importar límites territoriales municipales el gobierno federal le otorgó. Comunidades del municipio de Tlatlauquitepec directamente afectadas decidieron integrase a MIOCUP gracias a la lucha impulsada por nuestro compañero”.

En el año 2016, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) reconoció públicamente que una línea de alta tensión y la construcción de una subestación eléctrica en Cuetzalan del Progreso se planificaron para potenciar la actividad minera y de extracción de hidrocarburos mediante el método de fracking en la zona.

La oposición de las comunidades y diversas organizaciones de la región, incluido el MIOCUP – CNPA MN a la construcción de dicha subestación, trajo consigo hostigamiento y persecución judicial contra compañeros de COTIC, MIOCUP y CNPA MN, entre ellos, el defensor de Derechos Humanos Manuel Gaspar Rodríguez ya que la CFE interpuso una demanda ante la Procuraduría General de la República (PGR).

Desde el año 2015 comunidades y diversos sectores sociales demandan al gobierno municipal de Cuetzalan del Progreso el cierre del “relleno sanitario” devenido en basurero municipal ubicado en la comunidad de Coahuatichan, semanas y días antes de su artero asesinato ocurrido el 14 de mayo de 2018, había impulsado la movilización popular para exigir al ayuntamiento el cierre de dicho basurero.

El entonces presidente municipal Oscar Paula Cruz lo amenazó directamente así como a otros compañeros integrantes de la organización por la movilización que se realizó el 09 de abril de 2018.

Y a un año de su asesinato de Manuel Gaspar, condenaron que la Fiscalía del gobierno estatal no haya hecho justicia, pese a que en dos ocasiones ha solicitado que se amplíe el cierre de la investigación. “esperamos que esa demora sea porque efectivamente están recabando todas las pruebas para demostrar la culpabilidad del o los responsables, más allá de cualquier duda razonable, ya que la obligación de la Fiscalía después de 6 meses de investigación es dar resultados, en este caso llevan ya un año y lamentablemente no ha sido así”.

El pliego petitorio contiene los tres señalamientos: 1. Presentar una acusación debidamente sustentada en pruebas de culpabilidad, pues ha tenido el tiempo suficiente para ello.
2. Al momento de acusar, NO debe OMITIR las actividades de nuestro compañero Manuel Gaspar Rodríguez como defensor de Derechos Humanos. 3. Castigo a los autores materiales e intelectuales de este cobarde crimen.