@cronicabanqueta

Era el año de 1892 y un naciente ambiente de insurrección se sentía en las calles del Centro Histórico de Puebla, específicamente en la Casa de los Hermanos Serdán, ubicada en la 6 Oriente.

Unos pasos adelante, una joven llamada Victoria Ortiz, decidió establecer su propio negocio de dulces que le habían dado prestigio entre sus vecinos y conocidos. Precisamente, fue esta popularidad la que la inspiró para darle nombre a su negocio que a la postre, se convertiría en el parteaguas que cimentó las bases de la conocida Calle de los Dulces.

Con más de 40 tiendas, esta calle se ha vuelto una de las más conocidas en todo Puebla. Es llamada también como la Calle de Santa Clara debido al convento del mismo nombre que se ubica sobre la vía, donde se elaboraban deliciosos rompopes, galletas y dulces desde el siglo XVIII.

La avenida obtuvo su prestigio y popularidad gracias a La Gran Fama, un establecimiento fundado en 1892, y la primera de su tipo en toda la ciudad en.

Posteriormente, se inauguró El Lirio, otro negocio de la misma dueña que detonó el “negocio del dulce” en Puebla.

Con los años, la calle comenzó a llenarse de diversos negocios que se distinguían por su estilo único. Al caminar por aquí, verás decenas de tiendas que ofrecen productos como cocadas, borrachitos, gaznates, tortitas, jamoncillos y más.

Hay otros negocios emblemáticos como el de la sidra artesanal de Zacatlán. También existen la Dulcería del Convento de Santa Clara, Dulcería Santa Mónica, Dulcería Clarisa y La Clarita.

En este punto, hallarás otros postres como las tortitas de Santa Clara, polvorones, obleas con miel y cajeta, buñuelos y cocadas.

Sea para comprar los típicos dulces poblanos o conocer un poco de la historia de Puebla, la calle de los dulces es un sitio imperdible para toda persona que visite por primera vez esta ciudad y quiera llevarse un delicioso recuerdo. Está avenida se encuentra sobre la 6 Oriente comenzando desde la plaza de La Victoria.

***

ARTURO TREJO TLAUDO es licenciado en Relaciones Comerciales. Me gusta opinar y oír opiniones... En nosotros está tomar lo bueno que te da la vida... Ama, vive y deja vivir...