Tlaxcala y Puebla tienen una tasa de 3.8 y 4.7 suicidios por cada 100 mil habitantes, respectivamente, lo que las ubica debajo de la media nacional que fue de 5.2 suicidios por cada 100 mil habitantes.

De acuerdo a la “Estadística a Propósito del Día Mundial para la Prevención del Suicidio” que se conmemora el 10 de septiembre, el Inegi refiere que la tasa más alta se da en la población de 20 a 24 años de edad con un repunte considerable en los hombres.

En México, en 2017 el número de fallecimientos fue de 6 mil 494 por lesiones autoinfligidas, lo que constituye 0.9% del total de muertes y significa la causa número número 22 de muertes en la población total, pero la segunda causa de muerte en adolescentes de 15 a 29 años de edad. En 2017 el INEGI reportó el suicidio de 55 jóvenes tlaxcaltecas, de los cuales 41 fueron hombres.

Asimismo, en Puebla se registraron 301 suicidios, entre estos, 228 fueron de hombres. Chihuahua es la entidad con la tasa más alta con 10.7 suicidios por cada 100 mil habitantes; le sigue Aguascalientes y Sonora con 10.1 y 9.1, respectivamente. Por otro lado, las entidades con la tasa más baja son Guerrero con 1.9, Veracruz con 2.6 y Oaxaca con 3.1 suicidios por cada 100 mil habitantes.

El Inegi advierte que la tasa por género observa un aumento considerable en los hombres con un promedio de 8.7 suicidios por cada 100 mil hombres, mientras que este fenómeno es de 1.9 por cada 100 mil mujeres con mayor incidencia entre los 20 y 24 años de edad, aunque también se observa en los grupos de 15 a 19 años y de 50 a 54 años.

Por último, de acuerdo a la escolaridad, el 63.4 por ciento de las personas fallecidas por lesiones autoinfligidas tienen algún grado de secundaria o primaria; el 17.9 por ciento son jóvenes en nivel medio superior y el 8.1 por ciento profesionales.