Un sacerdote aprovechó el puente por el Buen Fin 2019 para absorber de sus pecados a las personas que se detuvieran a un confesionario móvil que montó sobre la vía pública.

El peculiar hecho habría ocurrido en el Estado de México, aunque en redes sociales lo ubican en Tabasco y Veracruz, sin embargo, lo que sí es claro es que el cura decidió ofrecer sus servicios con un 100% de descuento, sin necesidad de acudir a un templo.

Las imágenes donde el padre está conversando con una mujer y en la que también aparece esperando a los pecadores se ha vuelto rápidamente viral durante este fin de semana.