El arzobispo Víctor Sánchez Espinosa oficio misa en la réplica de la Capilla Sixtina, instalada en el atrio de la Catedral de Puebla, para bautiza a 23 niños de diferentes comunidades del estado; lo cual fue criticado por algunos usuarios de redes sociales que señalaron que el acto estaba fuera de un templo “oficial”.

Durante la ceremonia religiosa, explicó que con el bautismo los niños se convierten en hijos de Dios, pues las vestiduras blancas indican la nueva dignidad del cristianismo, por ello, les entregan la luz y la fe.

Añadió que el bautismo es un baño que purifica y santifica, pues la voluntad de Dios “es que seamos santos y perfectos como él, el bautismo nos da esa vocación".

Al respecto, Antonio Berumen, encargado de la réplica de la Capilla Sixtina, indicó que ésta es la segunda ocasión en que se realizan bautismos en ella, pues la primera vez fueron 15 en Hidalgo.

Aseguró que para el rito religioso cuentan con permisos de El Vaticano, además que se justifican debido a que es una tradición que el domingo siguiente al Día de Reyes el papa realice bautismos en la Capilla Sixtina.

“Ésta es al final de cuentas la capilla del papa porque nos la prestan, está replica es propiedad de los museos de El Vaticano, siendo territorio de ellos estamos contentos de que nos permitan también celebrar el bautismo de los niños”, manifestó.

Por otra parte, comentó que se lograría el visitante 4 millón al inmueble, quien será el ganador de un viaje para conocer la original Capilla Sixtina con todos los gastos pagados para él y un acompañante. Indicó que en febrero, la reproducción se trasladará a Cancún donde se espera que esté lista para la Semana Santa.