"A veces las leyes protegen a los delincuentes (...) la corrupción también se vive acá", soltó Jorge Quijano padre de Ximena durante una conferencia con medios de comunicación al lamentar el asesinato de su hija el fin de semana en Huejotzingo.

"Ella quería quedarse en Puebla a seguir estudiando (...) Ella amaba México y México me la quitó", agregó al demandar justicia para Ximena y José Antonio Parada, ambos estudiantes colombianos de intercambio en la UPAEP.

"Pido justicia fuertemente, que les gritemos a todos", insistió al confiar en que serán los medios de comunicación los que ayuden a garantizar que se castigará a los responsables del crimen.

"Con los medios de comunicación podemos lograr ese grito de no más violencia, no más secuestros, no más extorsiones, no más asesinatos".



Quijano participó en una misa que se celebró en la UPAEP para pedir por el eterno descanso de los jóvenes asesinados el pasado domingo, durante la homilia cantó  "A mía amigo".

También estuvieron los papás de José Antonio Parada Cerpa, los señores José Antonio Parada Fonseca y Angélica Leonor Cerpa. Y  la mamá de Ximena, Sonia Hernández Barreto.

En su oportunidad, Leonor Cerpa, madre de José Antoniopidió a los medios dar continuidad al caso para que no haya impunidad.

También opinó que el crimen de los universitarios debe ser un parteaguas en la situación que vive México en materia de inseguridad.

"Si tocó sacrificar la vida de dos personas que se querían venir a México, esto sea el inicio de un cambio en el país", apuntó.

La madre de "Koti" como cariñosamente se le decía a José Antonio, señaló que la última vez que ella y su esposo, José Antonio Parada Fonseca, abrazaron a su único hijo fue en diciembre cuando visitó su Colombia para pasar Navidad .

Por otra parte, Jorge Quijano también resaltó al referirse a los dos muchachos: "Salvaron vidas de delincuentes, entonces por qué vienen estos bellacos y me les quitan la vida no hay palabras, ya he llorado mucho y lo que me falta" expresó.

También llamó a toda la sociedad a unirse para gritarle a las autoridades que se aplique la ley, pues dijo que en ocasiones las leyes protegen a los delincuentes o existe corrupción, pues hay quienes tienen dinero pueden comprar un juez.

No obstante, agradeció a los mexicanos porque desde el mes de agosto hasta el domingo pasado, tiempo en que los estudiantes estuvieron en el país, fueron los más felices aprendido una profesión que amaban.