Francisco Javier Tirado Márquez siempre presumió su raíz veracruzana, su pasión por el futbol y, sobre todo, una alegre cercanía con sus amigos, por igual en el aula, en la cancha o en el servicio social.

A finales de 2018, el joven pasante de Medicina de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) cursó un semestre de internado médico en Bogotá. Durante esa instancia de movilidad conoció a dos colegas colombianos, Ximena Quijano y José Antonio Parada, quienes en 2020 se reencontraron con Javier en Puebla, ahora ellos de visita en la Universidad Popular Autónoma del estado de Puebla (UPAEP).

El domingo 23 de febrero, "Javi", como lo recuerdan sus amigos, invitó a Ximena y a José Antonio al carnaval de Huejotzingo, uno de los más coloridos y cercanos a la entidad poblana, donde además residían. Los tres pidieron un Uber, pero 24 horas más tarde, sus cadáveres y el del conductor aparecieron en un paraje próximo a Santa Ana Xalmimilulco. Todos presentaban impactos de bala y marcas de violencia.

Por el crimen, todavía en investigación, la Fiscalía General del Estado de Puebla confirmó la detención de tres personas involucradas en el hecho, además del aseguramiento de dos vehículos, entre ellos, el Chevrolet Beat, placas TPP-146A, usado como Uber.

Al momento, no existe una clara versión del móvil del crimen. Medios de comunicación vincularon a uno de los cuatro jóvenes con una riña ocurrida en el Carnaval de Huejotzingo esa noche; aunque el Secretario de Gobierno, David Méndez Márquez, adjudicó a bandas dedicadas al robo de vehículos los cuatro asesinatos.

Mientras se esclarece el crimen, el cuerpo de "Javi", arribó este martes a Xalapa para ser velado en la funeraria Bosques del Recuerdo. Este miércoles sus restos serán enterrados en el panteón del mismo nombre a las 4 de la tarde, según confirmaron sus propios familiares.

"EL ETERNO"

Salvador, un amigo cercano a Javier, recuerda sobre todo su alegría. Poco después de darse a conocer la noticia del crimen de los tres universitarios, el joven médico publicó una foto de "Javi" vestido con el jersey del equipo de futbol rápido donde ambos jugaron: el Asclepios F.C.

En Facebook, Salvador le dedica a su amigo el siguiente post:

"El eterno #4. Así te voy a recordar: ¡siempre grande, siempre inflexible, siempre fuerte! Me da rabia la manera en que te arrebataron todo, pero yo voy a defender tus ideales hasta el final de mis días"



Y concluye con un epílogo: "Te veo en la reta, crack". En la imagen, Javier porta el dorsal número 4, bajo su apellido "Márquez".

Salvador recuerda a Javier Márquez como una persona alegre, carismática, culta y conocedor de cualquier tema de conversación.

"Era prácticamente imposible no llevarse bien con él"

Ambos realizaron un semestre de internado médico en Bogotá, como parte de los programas de movilidad estudiantil de la BUAP.

Actualmente, agregó, Francisco Javier prestaba su servicio social en una clínica de Izúcar de Matamoros, sitio a donde arribó en enero pasado para continuar con sus trámites de pasantía de Médico Cirujano y a futuro, completar la especialidad en Pediatría.

Nota completa AQUÍ.