Este confinamiento derivado del COVID-19 y que sirve para evitar más contagios de este enemigo invisible, debe servir para que los católicos en Puebla recuerden la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo.

Así lo dijo el arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, durante la misa de Domingo de Ramos que se realizó a puerta cerrada en la Catedral de Puebla, como parte de las medidas de prevención para evitar más contagios.

Desde la misa que se transmitió en redes sociales, radio y televisión, el jerarca de la iglesia católica sentenció que urge continuar con la cuarentena en los hogares poblanos, punes es la única forma de hacer frente a esta crisis.

“Aprovechen el confinamiento en casa para celebrar la Semana Santa en familia y recordar así la muerte y resurrección de Jesucristo, también les pido que realicen sus oraciones desde casa para enfrentar esta circunstancia tan difícil que vivimos”.

Es el tercer domingo que la Catedral de Puebla cierra sus puertas a los católicos y se espera que las actividades de Semana Santa, se realicen de igual manera y con transmisiones por radio, internet y televisión.

A la par de esta celebración, en redes sociales se reportaron que algunas iglesias católicas, hicieron procesiones por el Domingo de Ramos, que se caracterizaron por la exposición del santísimo que iba a bordo de un vehículo y sin personas cercanas, como parte de estas medidas para evitar contagios.