La crisis sanitaria del COVID-19 no distingue raza, condición social o edad; y es en esta última, donde los abuelitos se vuelven más propensos a contraer el virus, pues con base datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en Puebla hay 514 mil 436 personas arriba de 65 años.

El último corte del INEGI en 2010 con su estudio sociodemográfico de Adultos Mayores, la entidad poblana ocupa el quinto lugar con este sector de la población, aunque el Consejo Nacional de Población (CONAPO), reveló que el año pasado en Puebla se registraron 681 mil 418 abuelitos.

El mismo INEGI, a través de su último y que pronto será actualizado a raíz del último censo aplicado, reveló que en Puebla hay 30 asilos, de los cuales 22 son privados y ocho públicos, de los cuales 12 se ubican en la capital

La Secretaría de Salud del gobierno del Estado de Puebla en su página de internet, explica que las enfermedades crónico degenerativas que afectan a los abuelitos, son hipertensión arterial y la diabetes mellitus, y estas dos causas juntas constituyen una de las principales causas de muerte en el territorio poblano.

Incluso, el mismo sitio web ejemplificó que con respecto a la diabetes mellitus, alrededor de una por cada 10 personas de más de 20 años de edad y uno de cada cuatro adultos mayores de 65 años, la padece.