El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, pidió sumarse al Pacto de Solidario y no bajar la guardia, luego de que el estado pasó a semáforo amarillo por la crisis sanitaria del COVID-19.

En su tradicional misa dominical, el jerarca de la iglesia católica pidió seguir atendiendo las recomendaciones que consisten en usar cubre bocas, gel antibacterial, además de mantener la sana distancia.

Pidió a los poblanos evitar las reuniones masivas hasta que en Puebla exista una cura que permita derrotar a esta pandemia que ha dejado más de cuatro mil muertos en todos el estado.

Añadió que es responsabilidad de todos los sectores acatar las medidas sanitarias para evitar regresar al semáforo naranja, como ya ocurrió en otros estados del país a raíz de un rebrote de la pandemia.

“Según las noticias este lunes entramos a semáforo amarillo, pero la enfermedad sigue y los invito a que sigamos cuidando nuestra salud, que sigamos cuidando a nuestras familias, pero sobre todo evitar las reuniones masivas”.