El fenómeno migratorio del regreso está inexplorado, estigmatizado y colectivamente invisibilizado. Por eso, el libro ¿Volver a casa? Migrantes de retorno en América Latina. Debates, tendencias y experiencias divergentes lo aborda a profundidad para erradicar estas condiciones y brindar referencias a futuras investigaciones. Dicho texto, intervenido por 18 autoras, es un compendio ambicioso que busca documentar las experiencias de personas migrantes y las dinámicas del regreso a casa.

Así lo describió el Mtro. Guillermo Yrizar Barbosa, responsable de Migración en el Instituto de Derechos Humanos Ignacio Ellacuría, S.J. (IDHIE), durante la presentación realizada en la IBERO Puebla. El académico compartió que el cuerpo se basa en las vivencias de quienes regresan a sus lugares de origen con base en las condiciones de salida y retorno. Recalcó que el imaginario colectivo no ha terminado de reconocer la condición de migrantes de quienes hacen el viaje de vuelta.

Para la Dra. Elena Ayala Galí, coordinadora de la Licenciatura en Relaciones Internacionales de nuestra Universidad, indicó que el libro es una mirada a las experiencias divergentes que tienen las y los migrantes retornados en países menos conocidos en el imaginario nacional, como es el caso de varias naciones de Sudamérica. Sumado a esto, el choque cultural es uno de los fenómenos más recurrentes en cualquier proceso migratorio.

“El trauma migratorio En complemento, la Dra. Alison Lee, académica de la Universidad de las Américas Puebla (UDLAP), mencionó la importancia de poder comparar diferentes casos con base en sus condiciones, causas y escenarios etnográficos. }}}}} El endurecimiento de las políticas migratorias no solo expone a represalias legales, sino que fomenta el trabajo informal y la explotación laboral. “La intención de los países de destino es no eliminar a los migrantes, sino mantenerlos en la sombra para gozar de los beneficios de su trabajo barato.” El libro, sentenció la investigadora, reivindica todas las dimensiones de las personas migrantes.

De viva voz Ángelo Cabrera llegó a Estados Unidos siendo un adolescente. Desde su arribo, se involucró en diferentes movimientos en pro de los derechos de estudiantes indocumentados, impulsando la creación de programas de becas para personas en estas condiciones legales. “No hay personas ilegales en el mundo.

No se cuenta con documentos oficiales, que es distinto”, sentenció. Trajo a colación el concepto de “autodeportación” como una manera de formalizar los procesos de ciudadanía estadounidense. En su retorno, dijo, tuvo que lidiar con los trámites burocráticos de ambos países, los cuales eran desconocidos para él. Sumado a esto, el choque cultural es uno de los fenómenos más recurrentes en cualquier proceso migratorio. “El trauma migratorio de retorno es muy fuerte cuando vienes de ciudades cosmopolitas y regresas a una comunidad rural”, reconoció.

En complemento, enfatizó la situación de niñas y niños nacidos en Estados Unidos que llegan a vivir a México y todo el proceso de legalidad al que deben someterse. El académico de la City University of New York recordó que México ha dejado de ser un país de tránsito, consolidándose como un espacio al que las y los migrantes llegan para quedarse.

Por ello, recalcó la importancia de abordar la migración desde sus diferentes aristas para garantizar políticas públicas que les beneficien. Registro y seguimiento ¿Volver a casa? realizó su corte editorial en 2017. En aquel momento, el debate central se encontraba en la contención y reintegración de jóvenes mexicanos que regresaban desde la Unión Americana. No obstante, el cambio es mucho más acelerado en el contexto contemporáneo.