Despues del asesinato ocurrido de los universitarios pertenecientes a la BUAP y UPAEP, el pasado 23 de febrero, se creó una Asamblea Universitaria, formada por 52 integrantes, los cuales representan la mayoría de las unidades académicas de la máxima casa de estudios del estado, misma que ha convocado a paro indefinido a todos los estudiantes con el objetivo de tener una respuesta a sus peticiones.

A través de un comunicado dieron a conocer su principal exigencia, el esclarecimiento sobre el caso de sus compañeros estudiantes Francisco Javier Tirado Márquez, Ximena Quijano Hernández y José Antonio parada Cerpa, así mismo como el conductor del Uber Josué Vital Castillo.

Además, expusieron sus necesidades en el ámbito de seguridad, solicitando un mejor alumbrado y mayor patrullaje en las zonas estudiantiles, así como un seguimiento a las denuncias que se realicen.

Finalmente, solicitaron no tomar persecuciones políticas, represalias, ni carpetas de investigación para con los miembros de la Asamblea, ya que seguirán con la protesta hasta nuevo aviso.