El mayor estudio longitudinal por neuroimágenes publicado a la fecha demuestra que el consumo de marihuana puede alterar el desarrollo cerebral de los adolescentes. Esta investigación publicada en JAMA Psychiatry representa un importante avance porque en el pasado otros estudios habían encontrado evidencia similar, pero eran estudios transversales y con muestras muy pequeñas.

La investigación

Para abordar esas limitaciones, el consorcio de investigación IMAGEN (proyecto europeo que examina la influencia de los factores biológicos, fisiológicos y ambientales sobre el desarrollo del cerebro) utilizó los datos de 799 adolescentes desde que tenían 14 años y tomaron escáneres cerebrales desde el inicio del estudio y durante los 5 años de seguimiento.

Tomando en cuenta las diferencias preexistentes en la estructura cerebral de los adolescentes, los investigadores encontraron que los adolescentes que reportaron un consumo moderado a alto de marihuana tenían una reducción del grosor de la corteza derecha e izquierda prefrontal, un área relacionada con las conductas de planeación, toma de decisiones, memoria de trabajo y aprendizaje. Lo más claro de esta investigación es que había una relación entre la dependencia a la dosis de marihuana y la reducción del grosor cortical, lo que significa que la corteza era más delgada en aquellos que más consumían marihuana.

Los investigadores también controlaron factores como el consumo de alcohol, el grosor cortical inicial, el sexo, el nivel socioeconómico y las puntuaciones de cociente intelectual.

Hallazgos

“Tomados en conjunto, estos resultados proporcionan una fuerte evidencia circunstancial de que el consumo de cannabis durante la adolescencia está asociado con un desarrollo neurológico alterado, particularmente en las cortezas cerebrales ricas en receptores de cannabinoides 1 y que experimentan el mayor cambio relacionado con la edad en la adolescencia media o tardía. Nuestros hallazgos encajan con la investigación en animales que sugiere que la adolescencia puede ser un período particularmente vulnerable con respecto al efecto del tetrahidrocannabinol (THC) en la estructura y función del cerebro ”. comentó Matthew D. Albaugh, co autor de la investigación.

Esta afectación en el cerebro puede tener consecuencia a nivel conductual y puede incrementar los niveles de impulsividad e incrementar síntomas psiquiátricos durante su adultez.

Este fue un estudio observacional y por lo tanto no se pueden descartar variables preexistentes como las diferencias cognitivas o conductuales estén vinculadas a los cambios en el cerebro. Para eso se necesitaría otro tipo de estudio. Pero eso no desvirtúa las señales de riesgo que nos muestra el efecto de consumo de marihuana en adolescentes, una población vulnerable y en pleno desarrollo fisiológico.

Referencia: Albaugh MD, Ottino-Gonzalez J, Sidwell A, et al. Association of Cannabis Use During Adolescence With Neurodevelopment. JAMA Psychiatry.2021;78(9):1031–1040. doi:10.1001/jamapsychiatry.2021.1258

Fuente: PsyPost