La Comisión Australiana de Derechos Humanos reveló que los gimnastas del país oceánico, en su mayoría niñas y jóvenes, han sufrido abusos, desde verbales y emocionales hasta físicos y sexuales, desde los años 80 hasta años recientes, lo que ha motivado a la Federación de esta disciplina a pedir disculpas sin reservas.

Los duros entrenamientos de los atletas, que comienzan a practicar este deporte desde temprana edad, también estuvieron marcados por prácticas de control de peso negativos y la ridiculización de sus cuerpos, según el informe independiente de la Comisión, que fue encargado el año pasado por la Federación de Gimnasia de Australia (Gymnastics Australia).

El informe, basado en las entrevistas de 57 personas (atletas, familiares, entrenadores, entre otras), señaló que algunos entrevistados relataron "conductas sexuales inapropiadas y abusos que ocurrieron durante los entrenamientos, en lugares públicos y a escondidas, en vestuarios y baños, recibiendo tratamiento físico y durante los trayectos hacia y desde las sesiones de entrenamiento".

TE RECOMENDAMOS: Destacan gimnastas mexicanas en Copa del Mundo en Uzbekistán

Algunos de los testimonios recogidos hablan de tocamientos, rozamiento por un entrenador con una erección y hasta abusos sexuales por parte de un masajista.

La Federación australiana solicitó el informe después que el documental "Athlete A" (2020), sobre los abusos cometidos por el antiguo médico del equipo nacional de gimnasia de EE.UU. Larry Nassar, provocara que muchas atletas australianas elevaran su voz para denunciar abusos por parte de sus entrenadores y otros responsables.

El informe, que emitió 12 recomendaciones, determinó que los esfuerzos en el mundo profesional de la gimnasia son "insuficientes" para entender y prevenir los comportamientos que deriven en abuso y la negligencia de los gimnastas. Asimismo, la Comisión apuntó en el informe que las prácticas de contratación de entrenadores deben tener más controles para asegurarse de que la relación con el menor sea respetuosa y puso en evidencia los riesgos de la cultura de querer ganar a cualquier precio.