Checo Pérez ganó el Gran Premio de Azerbaiyán, luego de mantener a raya casi toda la carrera al Mercedes de Lewis Hamilton y aprovechar el choque de su compañero de equipo, Max Verstappen que chocó en las postrimerias de la competencia.

Checo Pérez cumplió con su palabra. El tapatío se presentó al inicio de la temporada con Red Bull pidiendo entre cinco y seis carreras para adaptarse al RB16B para obtener su primera podio y lo cumplió en plan grande en Bakú, donde a solo cuatro vueltas del final obtuvo el primer lugar y su primer triunfo con el equipo austriaco -misma pista donde ya había conseguido dos podios con Aston Martin (antes Force India, luego Racing Point).

El mexicano no puede ganar una carrera sin sufrir. Si hace unos meses vivió con dramatismo su primer triunfo en la categoría, en Sakhir, ahora el tapatío partió desde el sexto lugar y sufrió hasta la última curva para subir nuevamente a lo más alto del podio.

Desde el inicio de la carrera Checo Pérez inicio fuerte desde el sexto lugar. Primero logró dos posiciones en las tres primeras curvas: superó a Carlos Sainz en la primera y en la tercera le ganó la posición a Pierre Gasly, por lo que se colocó por detrás de su compañero Max Vertappen.

El tapatío se mantuvo en el tren de los líderes y aprovechó la pérdida de rendimiento de Charles Leclerc, quien fue superado por Max Verstappen en la vuelta seis y dos después el tapatío hizo lo propio en la recta principal al utilizar el DRS y ponerse con tercero.

Checo Pérez llegó a posicionarse en el primer puesto ante las detenciones de Hamilton y Verstappen y en su detención en la vuelta 14 el tapatío entró a cambiar las llantas por el compuesto duro, pero el equipo tuvo problemas y tardó 4.3 segundos, lo que provocó que saliera apenas por delante del campeón mundial y desde el segundo lugar resistió los embates del inglés.

Max y Checo quedaron en primero y segundo respectivamente con la ida de pits de Vettel en la vuelta 19 y con ello comenzó la verdadera labor del mexicano: tapar todo lo posible a Lewis Hamilton.

Checo sufrió en principio para resistir al Mercedes, especialmente en los sectores 1 y 3, pero tomando ventaja en el segundo sector, donde demostró la potencia del RB16B y superando por más de 1 segundo a su rival.

En la vuelta 31 salió el primer safety car por el accidente que vivió Lance Stroll en la recta. La llanta trasera izquierda del Aston Martin pinchó en la recta principal y su auto se impactó en el muro, lo que provocó que Red Bull perdiera la ventaja sobre Hamilton.

En el reinicio Pérez tuvo que repetir su labor. Durante las dos primeras vueltas Hamilton luchó, intentó vencer al tapatío, pero le fue imposible.

Max y Checo marchaban directamente a realizar un dominante 1-2, pero en la vuelta 47 el neerlandés se fue contra los muros en la recta principal al sufrir la ponchadura de su llanta trasera izquierda.

La suerte le sonrió al mexicano, quien se colocó primero, pero en la pista las banderas rojas aparecieron a solo dos vueltas del final y después de que la carrera se detuviera por media hora, Checo regresó a la pista para sentenciar y obtener su primer triunfo con Red Bull. Hamilton, por cierto, se pasó en la frenada de la primera curva en el reinicio y perdió muchas posiciones.