Novak Djokovic pidió a un tribunal australiano que bloquee su deportación antes del Abierto de Australia, después de que el gobierno canceló su visa por segunda vez basándose en la normativa de entrada por el covid-19.

Los abogados de Djokovic presentaron su solicitud de medida cautelar a tarde en la noche, menos de tres horas después de que el ministro de Inmigración, Alex Hawke, hizo uso de sus poderes discrecionales para revocar la visa.

El tenista serbio, que aspiraba a conseguir su Grand Slam número 21 defendiendo su título australiano, fue informado a su llegada el 5 de enero de que su visa, concedida sobre la base de una exención médica al requisito de vacunación para visitantes, no era válido.

Pasó varios días detenido por los servicios de inmigración antes de que esa decisión fuera revocada por motivos de procedimiento. Sus abogados dijeron que el gobierno les había comunicado que Djokovic no volvería a ser detenido el viernes por la noche.

El periódico The Age informó de que el serbio, de 34 años, había sido citado para comparecer ante los funcionarios de inmigración el sábado.

Hawke dijo que "hoy he ejercido mi poder bajo la sección 133C(3) de la Ley de Inmigración para cancelar el visado del señor Novak Djokovic por motivos de salud y buen orden, sobre la base de que era de interés público hacerlo".

Según este artículo, Djokovic no podrá obtener una visa para Australia durante tres años, salvo en circunstancias imperiosas.

MÁS INFORMACIÓN AQUÍ