El América, víctima de sus errores en un partido que dominó y tuvo al alcance para salir victorioso, empató con el Pachuca 1-1 en la ida de las semifinales de la Liga Mx, en un estadio Azteca colmado y a la altura de los grandes escenarios.

Las Águilas salieron a ejercer presión achicando espacios hacia adelante ante un rival que prefirió jugar al contragolpe. Envalentonado, el equipo de Fernando Ortiz abrió el cerrojo con una jugada mano a mano de Federico Viñas, quien, después de un servicio milimétrico de Álvaro Fidalgo, perdió la batalla con Oscar Ustari y erró su disparo.

América y Pachuca protagonizaron un auténtico duelo de Liguilla con un escenario inmejorable, el Estadio Azteca en completo fervor por ver a sus Águilas llegar a una nueva final del futbol mexicano, encuentro que terminó con empate a un gol y que deja la moneda en el aire para que Tuzos o emplumados avancen el próximo domingo al duelo por el título. Por primera vez en la campaña el Coloso de Santa Úrsula presentó más de jn 80 por ciento de su capacidad.

Pachuca fue cuidadoso de arranque, pues los pupilos de Guillermo Almada supieron cuidar su arco en cada llegada azulcrema, mientras del lado capitalino Federico Viñas y Diego Valdés no terminaban por entenderse sobre el terreno de juego.

Una de las llegadas más claras del primer tiempo llegó desde los pies del chileno Valdés, pero fueron más sus ansias de anotar que su puntería, pues a pesar de que la portería quedó a su merced, el andino mandó el esférico a la tribuna, ahogándole el grito de gol a los miles de americanistas en la grada. Un choque entre Oscar Ustari y un jugador de las Águilas encendió los focos rojos del lado hidalguense, ya que el argentino campeón Olímpico en 2008 parecía tener problemas físicos incluso al iniciar la segunda parte.