Este lunes 29 de junio la empresa Volkswagen de México, en su planta ubicada en Cuautlancingo, comenzará a armar automóviles luego de la producción estuvo parada por tres meses (desde el 30 de marzo), ante la declaratoria de Emergencia Nacional Sanitaria por COVID19.

Fue el director de Comunicación Corporativa, Mauricio Kuri Curiel, quien reportó que desde el jueves de la semana pasada se inició el llenado de líneas para retomar la producción de los modelos Jetta, Golf y Tiguan.

Durante esta primera etapa de reactivación de la producción, la planta operará con solo 30 por ciento de su plantilla laboral ajustándose a las medidas sanitarias, y contrariando a la petición del gobernador, Miguel Barbosa Huerta para mantener el paro de labores ante la alta incidencia de casos de contagio de coronavirus en Puebla capital.

Esto significa que estarán laborando solamente 3 mil 400 trabajadores de los 11 mil 364 obreros con lo que cuenta la fabrica. 

Cabe señalar que por la pandemia, en PueblaVolkswagen y Audi no fabricaron ni un solo vehiculos, esto significó, por ejemplo que, en mayo, una caída del 100 por ciento, pues en mayo del año pasado produjeron 41 mil 786 y 13 mil 120 unidades, respectivamente.

En el acumulado de enero a mayo de 2020, la producción de la planta en Cuautlancingo cayó un 48.6 por ciento, mientras que la de la firma de los cuatro aros disminuyó un 56.8 por ciento.

Respecto a la exportación, Volkswagen de México disminuyó 44 por ciento, mientras que Audi tuvo una caída del 55 por ciento durante los primeros cinco meses de 2020 en comparación con el mismo periodo 2019.

En los primeros cinco meses de este año, Volkswagen exportó 77 mil 24 vehículos menos que el año pasado; mientras que Audi 41 mil 671 unidades menos.