No importa el tamaño, lo que importa es el amor con que se recuerda a cada miembro de las familias o amigos que partieron de esta vida, pero que se reciben en cada hogar los días 1 y 2 de noviembre con motivo de la temporada de muertos y Todos Santos

Aquí te ayudamos a conocer los esenciales de la ofrenda y su costo, Urbano Noticias visitó el Mercado La Acocota, en el Centro Histórico de Puebla,  para hacer un presupuesto estimado de lo que puedes gastar en la creación de un altar.

Prepare la cartera. Una ofrenda pequeña puede costar 500 pesos. Una de mayor tamaño puede requerir un presupuesto de hasta 3 mil pesos. El gasto depende de las costumbres y tradiciones de cada familia.

Para iniciar, necesitamos las tradicionales calaveritas de azúcar, chocolate o amaranto, que sirve para representar a cada uno de los difuntos que se recuerda. Una calavera de azúcar cuesta entres 5 a 35 pesos, dependiendo del tamaño; la de chocolate puede valer entre 8, 12 y 20 pesos, si es chica, mediana y grande, respectivamente.

Las hojaldradas representan los restos del cuerpo, muy utilizadas por el fuerte olor que tiene que, se cree, ayuda a atraer a las almas. El costo puede variar según donde se adquiera; en los mercados hay desde 5 hasta 45 pesos, pero en pacificadoras las hay de 30 a 180 pesos según los ingredientes y la zona.

Las veladoras también son importantes porque iluminan el andar de las almas que visitan la tierra. Cuestan desde los 8 a 25 pesos dependiendo con qué se elaboraron: parafina, cera o cebo.

Para ponerle color a la mesa o base donde se coloca el atar, se necesita papel picado naranja, negro, morado y amarillo que tienen diferentes motivos como calaveras cantando, bailando o tomando tequila. Su precio va de 3 pesos por hoja o 50 pesos por una decena. 

La mirra, incienso y copal, que sirven para dar olor y purificar a cada uno de los visitantes, tienen un costo de 15 pesos la bolsa de 150 gramos.

Este aroma, acompañado de la flor de temporada cempasúchil, hace la combinación perfecta. Un ramo de 15 flores cuesta 15 pesos, un manojo (cómo le dicen los comerciantes) desde 50 a 100 pesos y la gruesa 300 pesos.

También necesitaos una porción de mole con una pieza de pollo. El cuarto de pasta de moles cuesta 25 pesos y 15 pesos una pieza de pollo. También se puede montar un plato de pipián verde o adobos.

En el rubro de futas, lo tradicional son mandarinas, que vale 15 pesos los 2 kilos; naranjas 20 pesos por 2 kilos; 4 pizas de caña por 25 pesos; un kilo de jícama 25 pesos; una pieza de  calabaza entre 35 a 50 pesos.

También se le puede poner tejocote en fruta o en almíbar, así como el higo, camote y calabaza en dulce que se puede comprar hechos y cuesta 35 pesos el cuarto.

Cómo especial los familiares puede colocar dulce de leche en forma de frutas que vale 5 pesos la pieza, dulce de azúcar 3 x 10 pesos, gallitos de jamoncillo de 10 y 15 pesos y los sahumerios 15 a 45 pesos.

Cómo extras pueden poder cigarros, botellas de tequila o ron, refresco, café, atoles.