La crisis del COVID-19 generó diversas afectaciones al turismo, pero se lograron políticas públicas que el año dejaron una derrama económica por 7 mil millones de pesos, mediante 2.6 millones de turistas que posicionan a Puebla como un atractivo importante a nivel nacional.

Así lo expuso la titular de la Secretaría de Turismo durante su comparecencia con los diputados locales y como parte del III Informe de Labores del gobernador Miguel Barbosa Huerta.

En este sentido, refirió que en 2021 llegaron a Puebla 6.6 millones de visitantes, lo que representa un aumento del 38 por ciento a comparación de 2020, sin embargo, 2.6 millones de turistas son los que se caracterizaron por dejar la derrama económica de los 7 mil millones de pesos.

Mencionó que Puebla no es un destino de playa, pero se encuentra en el gusto de los viajeros; por lo tanto, en la estrategia de promoción turística fueron incluidos los 10 Pueblos Mágicos, donde se exhibieron sus atractivos naturales, arqueológicos y arquitectónicos, así como su gastronomía.  

Mencionó la campaña de conmemoración de los 200 años del Chile en Nogada que incluyó promoción en la Ciudad de México, Estado de México, Querétaro y Veracruz y que generó una derrama económica de mil millones de pesos.  

Finalmente, expuso que la temporada de mole de caderas reportó una derrama económica de 70 millones de pesos para el sector restaurantero y hotelero por la visita de miles de personas que viajaron a Puebla para degustar este platillo tradicional.