El Instituto Nacional Electoral (INE) y el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) saldrán fortalecidos y con una credibilidad en ascenso en este proceso electoral, pese a que haya actores políticos que busquen desestabilizar y minar su labor, consideraron activistas y exconsejeros electorales.

Durante los últimos meses, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha cargado contra el INE y sus consejeros al considerar que sirven a intereses antidemocráticos.
El mandatario federal consideró que la actuación del INE corresponde al periodo neoliberal, donde se le otorgaron grandes concesiones que han terminado por lastimar la vida democrática de México, por lo que su papel en la Cuarta Transformación debe cambiar.

Al respecto, en entrevista con Forbes México, Benito Nacif, exconsejero del INE, dijo que las declaraciones del jefe del Ejecutivo son facciosas, pero sobre todo, decepcionantes para el cargo que ostenta.

“En un faccionalismo que yo no recuerdo que hubiésemos visto en alguien que se le ha confiado un cargo de tal investidura. No puedo decir más que lo encuentro decepcionante”.
Recientemente, a raíz de que el consejo general del INE decidió retirar el registro como candidato de Morena a la gubernatura de Guerrero a Félix Salgado por no reportar gastos de precampaña, los partidos que encabezan la alianza han amagado con llevar a juicio político a los integrantes del Instituto.

“Si no estamos en la boleta, no hay elección. Levante la mano quien diga que no habrá elecciones si no estamos en la boleta”, advirtió Salgado Macedonio el domingo 11 de abril en una manifestación afuera del INE.

Al respecto, Nacif indicó que las críticas que recibe el Instituto por sus decisiones son parte del ambiente político que se vive en el país; no obstante, conminó a sus integrantes a hacer valer la ley sin importar cuán fuerte sea la presión de los grupos interesados.

“El INE tiene la obligación constitucional de aplicar la ley y hacer valer el estado de derecho y cuando eso afecta los intereses de personas o grupos políticos, hemos visto en el pasado este tipo de presiones”, aseveró.

“No es primera vez que el INE enfrentará amenazas como ejerce en este momento el aspirante a la candidatura de Morena en el estado de Guerrero”.

Para la exconsejera Pamela San Martín, los cuestionamientos a las decisiones del INE son parte de las labores del árbitro electoral y que los actores agraviados pueden recurrir a los mecanismos de impugnación para hacer valer sus derechos.

“Pueden haber señalamientos, cuestionamientos por supuesto que sí, eso es valido y que se impugnen las decisiones del INE ante el Tribunal electoral, eso es absolutamente valido, son las vías democráticas que nos hemos dado para atender nuestras diferencias”: Pamela San Martín. 

No obstante, subrayó que es grave que los comentarios que ha vertido el senador con licencia contra los consejeros electorales pierde toda validez en los marcos democráticos.

Mientras, el exdirigente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo De Hoyos, consideró que el Instituto electoral proviene de la amplitud política donde todos los partidos son escuchados por lo que cuestionar su imparcialidad es una desviación.

“Me parece que es una desviación señalar que el INE está actuando en favor de un cierto partido político o en contra de un partido político o a favor y en contra de un candidato.

“Tiene muy buenas decisiones, tiene regulares y malas decisiones, pero al final de cuentas como cualquier otra autoridad son impugnables”, apuntó el empresario en entrevista.

“Ya no estamos en la época de los cacerolazos, las decisiones se tienen que impugnar cuando un partido o un candidato se siente agraviado contra el Tribunal con los argumentos legales”.

Aunque no minimizó dichos señalamientos, el empresario consideró que la ciudadanía confía plenamente en la actuación del INE pese a que en su vida institucional ha tenido buenos y malos integrantes.

Explicó que México vive actualmente un régimen de estado de derecho a la vida electoral y que ello se verá reflejado en la diversidad de puestos que serán repartidos entre los partidos del oficialismo, es decir, Morena, Partido del Trabajo y Verde Ecologista y los que gane la oposición.

NOTA COMPLETA AQUÍ