La empresaria Dulce María Silva Hernández, quien en septiembre de 2018, causó un escándalo por su boda con César Yáñez, titular de Coordinación General de Política y Gobierno de la Presidencia, fue registrada por Morena en lugar número cuatro de la lista de candidatos a diputados plurinominales de la cuarta circunscripción.

En el registro publicado en la página del Instituto Nacional de Elecciones (INE), Silva Hernández aparece después de Miguel Torruco Garza, hijo de Miguel Torruco Marqués, secretario de Turismo; de Marisol García Segura, conductora de la Hora Nacional y de Ignacio Mier Velasco, actual líder de la bancada de Morena en la Cámara de Diputados.

A finales de 2020, Silva Hernández participó en la contienda interna de Morena en busca de ser candidata a la gubernatura de Tlaxcala, aunque constantemente usuarios de las redes sociales le recordaron que desde hace años radica en Puebla, específicamente en la zona residencial Lomas de Angelópolis.

Luego de que Morena definió que Lorena Cuéllar, ex super delegada de la Secretaría del Bienestar, era su candidata en Tlaxcala, Silva impugnó el proceso y en una escrito que hizo público, dirigido al dirigente nacional de Morena, Mario Delgado, acusó que se trataba de una “imposición cupular”.

El 29 de enero de este año, la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia de Morena resolvió como infunda la impugnación que presentó Silva Hernández en contra de la designación de Cuéllar, aunque la empresaria también recurrió al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Entre 2016 y 2017, la tlaxcalteca se asumió como presa política del gobierno del fallecido Rafael Moreno Valle, luego de que fue encarcelada por aparecer como propietaria de un terreno que antes había estado a nombre de Tiro Moranchel, a la fecha preso por defraudar a miles de poblanos en una especie de caja de ahorros cuyos recursos se invertían en el ramo inmobiliario con el ofrecimiento de altos rendimientos.

La empresaria aseguró en ese entonces que Moreno Valle pretendía obligarla a venderles ese terreno, de alta plusvalía por estar contiguo al centro comercial Angelópolis.

Para leer la nota completa AQUÍ.