El dirigente estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Carlos Martínez Amador, justificó que el partido no alcanzó una buena votación en la renovación de los diversos cargos públicos, pues al final se logró derrotar al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), en diversas regiones.

Comentó que el PRD logró en 2019, cuando fue la elección extraordinaria, casi 7 mil votos y en esta ocasión están a punto de romper la barrera de los 11 mil sufragios, una vez que culminen todos los cómputos municipales y distritales.

Rechazó que con estas cifras, pierdan el registro en el estado de Puebla y defendió, que el partido seguirá creciendo para las siguientes elecciones en el estado, cuando para el 2024 se renovará gobierno estatal y presidencia de México.

Insistió que el espíritu de la alianza con el PAN y PRI fue ponerle un “freno” a Morena, situación que se logró principalmente en la zona conurbada de la capital poblana, donde se evitó la reelección de varios alcaldes.

“Aquí el tema era no dejar pasar a Morena y ganar los espacios, nosotros decidimos confirmar esta alianza para darle un freno a Morena, si hubiéramos visto el tema puramente electoral, nos hubiera convenido ir solos”.