La más reciente entrega de la franquicia del agente 007, 'No Time To Die', batió un récord Guinness al ser la película con más explosiones realizadas en una sola toma. Esta no es la primera vez que la saga de culto entra en el libro de los récords.

La escena final de la cinta culmina con la ensordecedora explosión. Los expertos utilizaron 136,4 kilogramos de equivalente de TNT para desencadenar tres estallidos casi simultáneos.

El rodaje de la impresionante escena tuvo lugar en la ciudad británica de Salisbury, cuenta el supervisor de los efectos especiales de la película, Chris Corbould. En cuanto a las explosiones, imitaron la detonación de tres cavernas subterráneas.

Cabe recordar que este no es el primer récord Guinness para el elenco de James Bond. Así, Spectre (2015), además de ser la cinta más cara de la franquicia, mantiene el récord de la mayor explosión cinematográfica de todos los tiempos, con 8.418 litros de keroseno y 33 kilos de explosivos. Y Casino Royale (2006) puede presumir del mayor número de vueltas de un automóvil en el aire, con siete piruetas.

.