Al hacer un balance sobre su primer año como gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta aseguró que ha hecho su mejor esfuerzo para combatir la corrupción, la pobreza y la delincuencia, por lo que consideró que no ha fallado al encargo que le dieron los poblanos.

Indicó que será el próximo martes 4 de agosto cuando emita un mensaje sobre los avances de su gestión, la cual dijo ha sido equilibrada, austera, sin la frivolidad y fatuidad que caracterizaba a los anteriores gobiernos panistas.

“Hice a un lado la frivolidad en el ejercicio del poder, la fatuidad, todo eso que había, todo lo que había en Puebla, lo separé de mi forma de vida, de lo que me rodea, no soy como aquellos que ejercieron el poder público en nuestro estado”, expresó.

Barbosa Huerta se dijo preocupado por la situación del estado, ante la pandemia de Covid-19 la cual seguirá enfrentando sin dejar de lado el resto de temas que requieren su atención.

El mandatario se calificó como demócrata e indicó que durante su gestión ha existido la libertad, incluso que quienes eran opresores hoy son opositores y tienen derecho a ejercer su libertad de crítica, pero él también está en libertad de defenderse.