El gobernador Miguel Barbosa Huerta advirtió que habrá cambios en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de San Miguel, ubicado en la capital poblana, donde dijo se encontraron varias irregularidades.

Tras la renuncia de Raciel López Salazar como secretario de Seguridad Pública, indicó que se cambió al subsecretario de Reclusorios, así como a su equipo y al director del Cereso de San Miguel.

Sin entrar en detalles, señaló que se encontraron varias irregularidades, situación que será corregida en los próximos días, pues dijo que los anteriores mandos cometieron “abusos”.

Por ello, aseguró que en los siguientes días se emprenderían varias acciones en el sistema penitenciario, las cuales prefirió omitir ya que consideró podría resultar adverso; no obstante sostuvo que los cambios serán notorios.

MÁS NOTICIAS: Registra SEGOB un nuevo caso positivo por COVID19 entre internos

En el Diagnóstico Estatal de Supervisión Penitenciaria 2020 de la Comisión de Derechos Humanos (CDH) de Puebla se señala que en el Cereso de San Miguel hay sobrepoblación, además advierten un estado de fuerza proporcionalmente insuficiente en relación con el número de personas privadas de la libertad, lo que puede generar connatos de eventos violentos, por lo que calificó a este con 6.4 puntos.

Cabe mencionar que, en diciembre de 2020, se reportó la muerte de un interno y cinco más heridos, por un enfrentamiento entre personas privadas de la libertad en San Miguel que exigían a otros reclusos sumarse a una protesta para exigir que se reanudaran las visitas familiares e íntimas, que desde inicio de la pandemia quedaron suspendidas.