Los gobiernos de Puebla y Veracruz instalarán tres módulos de seguridad en regiones colindantes donde la incidencia delictiva es alta, para establecer retenes y combatir el robo de mercancía a transporte de carga.

Así lo informó el gobernador Miguel Barbosa Huerta, quien calificó como “provechosa” la reunión con su homólogo Cuitláhuac García Jiménez.

El mandatario poblano, indicó que habrá un módulo de seguridad en la zona de Esperanza y Maltrata; otro se ubicará en la región de Acultzingo; mientras que el tercero aún está por definirse.

Aseguró que la construcción y operación de dichos espacios serán financiados entre las dos administraciones, además que habrá presencia de las fuerzas del orden de ambas entidades, que vigilarán las áreas más complicadas de los más de 800 kilómetros de zona limítrofe.

Barbosa Huerta refirió que la zona norte del estado de Puebla está vinculada económica, cultural y socialmente con Veracruz, principalmente Xicotepec con Poza Rica; donde el intercambio también es delincuencial, pues quienes asesinan en Veracruz “tiran” cuerpos en Puebla y viceversa.

Por ello, dijo que las Fiscalías Generales de Estado (FGE) alistan un acuerdo para hacer más operativa la persecución de delitos y localización de delincuentes.