Ninguna familia afectada por las explosiones en San Pablo Xochimehuacan tras una fuga de gas LP, ha aceptado la reubicación, informó la directora del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (SEDIF), Leonor Vargas.

Durante la conferencia de la Comisión Interinstitucional se informó que las labores de reconstrucción en la zona cero continúan así como la demolición de casas cercanas a donde se registraron las explosiones la madrugada del 31 de octubre.

La funcionaria indicó que solo se han firmado 54 actas de consentimiento para la demolición de las casas cercanas al gasoducto, pero en ningún caso se ha definido si serán reubicados al predio ubicado en el kilómetro 2.5 del camino al Batán. 

A tres semana de las explosiones, detalló que hasta ahora se han reparado en su totalidad 85 viviendas por lo que sus ocupantes ya regresaron a ellas.

En tanto, un total de 10 familias afectadas por el siniestro siguen en el albergue, es decir que hay 42 personas que aún no tienen donde vivir.

Durante la conferencia, encabezada por el gobernador del estado Luis Miguel Barbosa Huerta se informó además que hay 60 familias de la zona afectada que podrán regularizar su propiedad, mientras que el alcalde, Eduardo Rivera Pérez dijo que se ha notificado a 120 propietarios que su vivienda esta en una zona de riesgo.