La ruta 45-A podría ser cancelada, si la Secretaría de Movilidad y Transporte (SMT) encuentra irregularidades en su operación, durante la revisión que hará a todas sus concesiones, como consecuencia de que el pasado domingo una de sus unidades chocó contra un automóvil particular y un comercio en la colonia Campestre Mayorazgo, como consecuencia de que su conductor manejaba alcoholizado.

Esta fue la instrucción dada por el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta a la titular de la dependencia estatal,  Elsa Bracamonte González; en tanto, trascendió que el concesionario no tenía contratado un seguro para este vehículo.

Durante la conferencia de prensa virtual del mandatario, una de las preguntas giró en torno a que no había respuesta positiva para que el transportista respondiera por las lesiones que sufrió una niña de dos años de edad, quien está internada en un hospital privado.

Por lo anterior, el mandatario se mostró molestó, porque el dueño de la unidad esté "agazapado" y con intención de llevar a juicio este caso; "porque la reparación del daño es un tema judicial, no administrativo", recordó.

"Vamos a empezar a aplicar la autoridad contra esos gremios insensibles", dijo Barbosa Huerta, quien criticó a los transportistas por dejar de responsabilizarse de este tipo de hechos.