Una “cruzada” para sanear el río Atoyac, que incluya la publicación de la lista de empresas contaminantes del cauce y la imposición de clausuras, anunció el gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta

El mandatario admitió que no ha logrado el acompañamiento de los gobiernos federal y de Tlaxcala en este plan; no obstante,  dijo que está decidió a cerrar las compañías que contaminan este afluente.

En conferencia de prensa virtual, indicó que planteó al presidente Andrés Manuel López Obrador el proyecto de saneamiento del Atoyac, como consecuencia de que los gobiernos de Tlaxcala y Puebla carecen de la capacidad financiera para llevar a cabo esta tarea.

“Un pendiente de muchos años y del gobierno, ha sido el tema del Atoyac (…), la primera gran decisión que necesito: el acompañamiento de la Federación y no lo he podido conseguir, es la cancelación de todas las fuentes contaminantes del Atoyac”.

En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, consideró necesaria la cancelación de todas las fuentes contaminantes del Atoyac en su paso por territorio de Tlaxcala y de Puebla, pues cualquier inversión que se le haga no tendrá sentido si se sigue permitiendo que se viertan desechos.

Barbosa Huerta aseveró que si la Federación  y el gobierno de Tlaxcala no acompañan su proyecto, hará uso de sus atribuciones –que dijo son limitadas-- para clausurar las empresas, granjas y personas que contaminan el río Atoyac en Puebla.

“Lo que va a hacer mi gobierno si no me acompaña la Federación y el estado de Tlaxcala, aún con atribuciones limitadas, porque son más de la Federación, voy a clausurar las fuentes de contaminación”, advirtió.

Al final, añadió que es durante el fin de semana cuando las empresas aprovechan para realizar sus descargas irregulares, pues es en estos días cuando son más perceptibles olores fétidos.