Conforme transcurrió el año y se dio el cambio estacional, las precipitaciones fueron en aumento en la región Puebla-Tlaxcala y las sequías que azotaron a la región disminuyeron en casi el 95 por ciento de la zona, según la actualización a noviembre del Monitor de Sequía de la Comisión Nacional de Agua (Conagua).  

Hasta el mes de mayo casi el 50 por ciento del territorio de Puebla-Tlaxcala tenía un grado de afectación por la sequía, situación que mejoró para cerrar el año con zonas libres, salvo el indicativo de anormalmente seco en la zona norte de Puebla, principalmente en San Francisco Z. Mena, Pantepec y Venustiano Carranza.  

El informe de la Conagua indica que actualmente el 100 y 93 por ciento del territorio de Tlaxcala y Puebla, respectivamente, no tiene afectaciones, mientras que el 7 por ciento de la región poblana tiene reporte de sequía anormal y 19 municipios con grado mínimo de sequía.  

Por su parte, los estados con el mayor número de municipios y zonas con nivel de alto a anormal se ubican en Baja California, Baja California Sur, Sonora, Chihuahua, Coahuila y Nuevo León.