Por primera vez en más de 500 años, la Torre de Londres ha decidido prescindir de los servicios de parte de sus guardias ceremoniales o 'beefeaters', debido a los problemas financieros sobrevenidos durante la pandemia de coronavirus, informa el periódico Evening Standard.

La organización que gestiona seis palacios reales, Historic Royal Palaces (HRP), ha anunciado que planea despedir a 37 guardias. El director ejecutivo de HRP, John Barnes, asegura que la organización "sencillamente, no tenía otras opciones", ya que el 80 % de los ingresos proviene de los visitantes de los palacios.

"El cierre de nuestros seis sitios durante casi cuatro meses ha asestado un golpe devastador a nuestras finanzas", asegura.