China canceló los permisos para escalar el Everest desde su vertiente de la montaña por el temor a importar casos de COVID-19 desde el vecino Nepal.

La medida refleja las abundantes precauciones de China en la gestión de la pandemia. Aunque el país ha frenado casi por completo la transmisión interna del coronavirus, Nepal sufre un repunte con un récord de infecciones y muertes.

En Nepal, varios alpinistas dieron positivo al COVID-19 tras bajar del campamento base del Everest.

El mes de mayo suele tener el mejor clima para intentar el ascenso. Decenas de deportistas coronaron la cumbre de la montaña más alta del mundo esta semana y se espera que otros lo intenten a finales de mes una vez que mejore el tiempo. Un suizo y un estadounidense fallecieron en el lado nepalí esta semana.

China había explicado que instaría una línea de separación en la cima y prohibiría el contacto entre escaladores de ambos lados, aunque no estuvo claro cómo lo haría.