Al margen del segundo día de la cumbre de los líderes del G7, el presidente estadounidense, Joe Biden, "convenció" al resto de líderes, reunidos en Carbis Bay (Reino Unido), para lanzar un gran plan de infraestructuras que contrarreste el avance de China.

En ese sentido, los dirigentes del G7 acordaron este sábado lanzar la iniciativa "Build back better for the world" (reconstruir mejor para el mundo) para "responder a las necesidades tremendas de infraestructuras en los países de ingresos medios y altos", informó la Casa Blanca en un comunicado.

El plan quiere ser una alternativa al proyecto chino "One Belt, One Road" (una ruta, un cinturón), que pretende revitalizar la conocida como Ruta de la Seda mediante la modernización de infraestructuras y telecomunicaciones para mejorar la conectividad entre Asia y Europa.

Previamente, el primer ministro británico, Boris Johnson, calificó de "momento histórico" la firma por los líderes del G7 de la "Declaración de Carbis Bay”, un acuerdo destinado a actuar para prevenir futuras pandemias.

Los líderes del G7 tienen previsto esta tarde abordar planes para evitar futuras pandemias, medidas para fortalecer la economía mundial, así como los retos de política exterior de cara al segundo día de la cumbre que se celebra en Reino Unido.

F. DW